top of page

El Día de la Tierra: Cuidarla para Cuidarnos.

El pasado 22 de abril celebramos el Día de la Tierra, un recordatorio anual de lo maravilloso que es nuestro hogar y de cuán indispensable es cuidarlo. Escuchamos, hasta el cansancio, que este planeta es el único hogar que tenemos como una advertencia amarga para tomar acción hacia su cuidado. ¿Lo entendemos en su totalidad?


Veámoslo de otra forma, a continuación, te proponemos algunas acciones a tomar para cuidar nuestra propia salud y en consecuencia, la del planeta Tierra. 


Comencemos por una alimentación consciente: podemos optar por una dieta equilibrada que incluya alimentos orgánicos de mercados locales y alimentos que estén en temporada. Reduciendo el consumo de azúcares refinados y de comida empaquetada con conservantes, poco a poco podemos lograr desintoxicar a nuestro cuerpo de alimentos poco nutritivos y dañinos. Además, evitamos el consumo de plásticos y empaques innecesarios que dañan el medio ambiente, promoviendo la sostenibilidad. 


¿Qué sigue? Optemos por medios de transporte más sostenibles, de vez en cuando. Manejar bicicleta o caminar son dos grandes formas de cuidar nuestra salud física y nuestra salud mental; mejorando nuestra salud cardiaca y reduciendo niveles de cortisol en nuestro cuerpo. Además, logramos reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. 


El uso eficiente de recursos y adoptar prácticas de ahorro de energía en nuestro hogar, como desconectar enchufes cuando no se estén utilizando reduce nuestra huella de carbono y protege a nuestro cerebro de ondas de radiofrecuencia de dispositivos electrónicos que se encuentren próximos a nosotros. Además, se demostró que tomar duchas cortas, con agua fría puede mejorar la apariencia de nuestra piel, reducir los niveles de cortisol en el cuerpo y es una excelente forma de ahorrar agua. 


Participar en actividades de conservación y limpieza de espacios naturales, apoyando iniciativas de protección ambiental no solo tiene un impacto ambiental, el contacto con la naturaleza también puede ser beneficioso para nuestro bienestar emocional y físico. De hecho, el acto de caminar descalzo sobre el pasto, comúnmente llamado "grounding" se volvió un tema de interés común dentro de la salud holística. Un estudio publicado en el Journal of Environmental and Public Health (2012) mencionó que algunos de los efectos de esta práctica incluyen la reducción de inflamación y la mejora de la respuesta inmune. El contacto directo con la tierra también ayuda en la reducción de los niveles de estrés y la mejora la calidad del sueño.


De todos modos, siempre llega la persona que se cuestiona cuán grande podría ser el impacto de una persona ante las millones que optan por no cuidar el medio ambiente. Surge la típica frase “¿De qué sirve un grano de arena en una playa?” Ante esto respondemos con otra frase de la misma naturaleza: cada grano de arena cuenta. 


Escrito por Emilia Badani Reyes Villa  

 


コメント


bottom of page